jueves, 18 de enero de 2018

Siete early enrollees en la Clase de 2018

El lunes comenzaron las clases del semestre de primavera y un número récord de 7 estudiantes-atletas de la Clase de 2018 se han matriculado ya en la universidad.

Siempre es una grata noticia el contar con early enrollees, sobre todo cuando son jugadores de calidad y en posiciones necesitadas. Son jugadores que entrenarán en el spring practice y que estarán más aclimatados que el resto de los freshmen de su clase, que se matricularán en agosto, con lo que sus probabilidades de jugar desde su primera temporada aumentan.

Los jugadores matriculados son:
  • Houston Griffith, DB de cuatro estrellas de Chicago (Illinois). De 6-1 y 192 libras, es uno de los mejores jugadores de la clase. Es preferentemente un CB, pero la necesidad lo puede reconvertir en safety. Es un gran atleta.
  • Jack Lamb, LB de cuatro estrellas de Temecula (California). De 6-4 y 220 libras, es un jugador muy físico, aunque aún tiene que mejorar en cobertura.
  • Matthew Bauer, otro LB de cuatro estrellas, natural de Erie (Pennsylvania). De 6-3 y 225 libras, es otra alternativa a Lamb, sobre todo frente al juego de carrera. Es posible que sólo uno de ellos juegue como freshman.
  • Micah Jones, WR de cuatro estrellas de Gurnee (Illinois). De 6-5 y 206 libras, puede cubrir el hueco que deja la marcha de Equanimeous St.Brown o el probable no regreso de Kevin Stepherson.
  • Jahmir Smith, RB de tres estrellas, de Sanford (North Carolina). De 6-0 y 205 libras, sus posibilidades de jugar este año se han multiplicado por la expulsión de dos RB sophomores. Será el 3º RB esta primavera.
  • Ovie Oghoufo, LB de tres estrellas natural de Farmington (Michigan). De 6-3 y 215 libras, tiene menos probabilidades que los anteriores de generar un impacto en su temporada de freshman.
  • George Takacs, TE de cuatro estrellas natural de Naples, Florida. De 6-7 y 242 libras, es otra promesa en la posición de TE, una posición que tiene buen fondo de banquillo, por lo que no es de esperar que se le prepare para la temporada de freshman.

Desde que esta práctica se ha adoptado en Notre Dame, hace 12 temporadas, han sido 53 los jugadores acogidos a esta fórmula. Estos han sido los early enrollees hasta la fecha.
  • 2006: James Aldridge, Chris Stewart, George West
  • 2007: Jimmy Clausen, Armando Allen, Gary Gray
  • 2008: Sean Cywnar, Trevor Robinson
  • 2019: Zeke Motta, Tyler Stockton, EJ Banks
  • 2010: Tommy Rees, TJ Jones, Lo Wood, Spencey Boyd, Chris Badger
  • 2011: Aaron Lynch, Ishaq Williams, Everett Golson, Brad Carrico, Kyle Brindza
  • 2012: Gunner Kiel, Tee Shepard, Sheldon Day, Amir Carlisle
  • 2013: Steve Elmer, Corey Robinson, James Onwaulu, Mike Heuerman, Malik Zaire
  • 2014: Trumbetti, Justin Brent 
  • 2015: Triste Hoge, Tevon Coney, Jerry Tillery, Micah Dew-Treadway
  • 2016: Daelin Hayes, Khalid Kareem, Devin Studstill, Spencer Perry, Kevin Stepherson
  • 2017: Brock Wright, Robert Hainsey, Aaron Banks, C.J. Holmes, Isaiah Robertson 
  • 2018: Matthew Bauer, Houston Griffith, Micah Jones, Jack Lamb, Ovie Oghoufo, Jahmir Smith, George Tacaks.

miércoles, 17 de enero de 2018

Stepherson, Holmes, McIntosh y Tiassum expulsados del equipo

Brian Kelly ha expulsado del equipo de manera definitiva a cuatro de los jugadores que fueron suspendidos para la Citrus Bowl.

Se trata del WR junior Kevin Stepherson, los RB  sophomores Deon McIntosh y CJ Holmes, y el DT junior Brandon Tiassum.

Stepherson era reincidente y ya había estado suspendido los cuatro primeros partidos de esta temporada, aunque luego acabó la misma como el receptor más en forma, terminando el año con 19 recepciones para 359 yardas y 5 TD. En su último incidente fue acompañado por Holmes, ambos detenidos por robar un par de prendas en una tienda. No han trascendido las faltas de McIntosh ni las de Tiassum.

El mensaje está claro, es un honor y un privilegio jugar al football en Notre Dame y no se pueden permitir situaciones como éstas. Esperamos que todos los estudiantes-atletas sepan comportarse según lo que se espera de ellos, porque este tipo de situaciones está convirtiéndose en demasiado habitual.

martes, 16 de enero de 2018

Coney, Tillery y Bonner regresarán para su temporada de senior

Al llegar el deadline para los underclassmen para declararse al próximo draft de la NFL, el panorama de los jugadores a los que les queda un año de eligibilidad se va aclarando. No ha habido sorpresas y, tal y como se esperaba, tanto Te'Von Coney como Jerry Tillery y Jonathan Bonner han decidido regresar para su última temporada en South Bend.

ConeyTillery y Bonner son tres titulares importantes de la defensa de Notre Dame y su regreso va a ser importante en la continuidad de la misma. La defensa de Mike Elko esta temporada ha sido magnífica y se espera una línea de continuidad bajo el mandato de Clark Lea.

El NG Jerry Tillery ha sido un hombre importante en el esquema defensivo desde su temporada de freshman y Jonathan Bonner es un senior con 5º año de eligibilidad, mientras que el LB Te'Von Coney ha firmado una temporada sensacional, pasando de suplente a ser el líder en placajes del equipo, de la mano precisamente de Lea, entrenador de LB hasta la fecha.

En el lado ofensivo del balón, el TE Nic Weishar también va a regresar para su 5º año.

Los underclassmen que han decidido presentarse no regresar la próxima temporada y presentarse al próximo draft llegan del lado ofensivo. Se trata del guard Quenton Nelson, del RB Josh Adams y del WR Equanimeous St. Brown. Nelson es senior, pero tenía un 5º año de eligibilidad, aunque es un "Top Ten" fijo en el próximo draft y está preparado para dar el salto al siguiente nivel. Los juniors Adams y St. Brown tienen tal vez más para perder que ganar en el caso de regresar, sobre todo el RB, y era previsible que quieran dar yá el salto al football profesional.

Otra serie de jugadores han decidido solicitar el transfer y utilizar su último año de eligibilidad en otros programas, una vez graduados en Notre Dame, buscando más minutos de juego. Se trata de:
  • El WR junior C.J. Sanders
  • El DT junior Elijah Taylor
  • El DT senior Pete Mokwuah
  • El DL freshman Jonathon MacCollister

miércoles, 10 de enero de 2018

Clark Lea promocionado a Coordinador Defensivo

Poco ha tardado la Dirección Deportiva de Notre Dame en cubrir la vacante de Coordinador Defensivo que dejó libre la marcha de Mike Elko a Texas A&M. Como se rumoreaba, el entrenador de LB y "delfín" de Elko, Clark Lea ha sido elegido para tal fin.

Mike Elko ha revolucionado la defensa de los Irish en una sola temporada, y es un contratiempo su marcha, muy bien remunerada, a tierras tejanas. la dirección deportiva de Notre Dame quiere que la línea iniciada por Elko tenga continuidad y no hay mejor manera que continuar con su alumno aventajado. Lea llegó a South Bend la pasada temporada de la mano de Elko y su trabajo con los linebackers ha sido sensacional. Conoce el sistema de Elko y parece capacitado para dirigir la defensa entera.

Clark ha anunciado en un comunicado su agradecimiento al Reverendo Jenkins, presidente de la universidad, Jack Swarbrick, director deportivo y a Brian Kelly por la confianza depositada en él. Kelly también se ha deshecho en elogios hacia el nuevo coordinador defensivo.

Clark es un gran motivador, líder, educador y desarrollador de jugadores. Es un gran conocedor del juego y un infatigable trabajador. Sus paradas previas como entrenador han sido Wake Forest, Syracuse, UCLA y Bowling.

Esta temporada en Notre Dame ha sido un factor clave en la gran temporada que han tenido jugadores como Drue Tranquill y Te'von Coney. También ha sido importante en el proceso de recruiting atrayendo a jugadores como el LB Under Armour All-American Jack Lamb, el LB U.S. Army All-American Shayne Simon, Ovie Oghoufo, jugador defensivo del año en Michigan, y Matthew Bauer, jugador defensivo del año en Pennsylvania.

Se espera así que la defensa de los Irish mantenga la línea de la pasada temporada. También puede ser un factor para que jugadores como Coney o Tranquill regresen para su última temporada el año que viene.

Para completar el cuadro de entrenadores es de esperar que se contrate a un buen entrenador de safeties, que es la unidad que más quebraderos de cabeza está dando a nuestra defensa.

P.D. Apenas una hora después de la publicación de la entrada se ha hecho público el entrenador de la OL, Harry Hiestand, también abandona el equipo, esta vez encaminado a la NFL, ya que ha sido contratado por los Chicago Bears. Hiestand es uno de los mejores en su posición en el College Football y tenía muchas novias en la NFL, donde además los salarios son muy superiores.

Hiestand ha hecho un trabajo sensacional en sus 6 temporada en Notre Dame, con el colofón del Joe Moore Award que ha ganado la OL esta temporada, con dos de sus miembros previsibles Top Ten en el próximo draft de la NFL.

Desde Azul y Oro le deseamos la mayor de las suertes en su nueva andadura profesional, y le agradecemos los servicios prestados al programa. Kelly tiene ahora dos vacantes que cubrir.

miércoles, 3 de enero de 2018

Citrus Bowl. #16 LSU 17 vs. #14 Notre Dame 21

Dura, trabajada, y al final, extraordinaria victoria de Notre Dame frente a LSU para acabar una temporada sobresaliente con un merecido récord de 10-3.

Fue una victoria para el recuerdo. Un tanto atípica, en una Bowl que llegó enrarecida por la sucesión de suspensiones de los últimos días. Una victoria con distintos nombres a los habituales, por lo menos en ataque. Una victoria sustentada de nuevo en la extraordinaria defensa, impresionante en la goaline, y en el acierto de Justin Yoon en los FG, al contrario de sus colegas rivales, y con la guinda del pase de TD del QB suplente a nuestro 6º mejor receptor en la temporada. Eso sí que es responder al "Next Man In".

Vamos por partes. El highlight del partido, y lo que quedará en los libros para la historia es es espectacular e improbable TD de Miles Boykin, pero el partido se volvió a ganar en la defensa. En realidad ambas defensas estuvieron sensacionales. No se llegó al descanso 0-0 por un FG nuestro sobre la bocina. A la de LSU le faltaban tres LB titulares, pero su ausencia no se notó en absoluto, y formaron un front seven impenetrable. Nuestra defensa no se quedó atrás, ni mucho menos.

Nos enfrentábamos a uno de los OC más imaginativos de la nación, Matt Canada, a un RB candidato de pretemporada al Heisman Trophy, Derrius Guice, y un QB veterano y muy eficiente, Danny Etling. Y los de Mike Elko respondieron como se esperaba de ellos. La defensa mantuvo el marcador a cero hasta que una pifia de los equipos especiales dejó a los Tigers el campo corto. Fueron casi 35 minutos de shutout hasta que Etling conectó con Guice para un TD. Hasta entonces los Tigers llevaban 4 punts y 2 FG fallados. LSU jugó el 55% de sus 75 jugadas en el campo de Notre Dame, 14 fueron en la redzone, 6 dentro de su yarda 3. Y sólo encajaron 17 puntos, con dos TD de Guice en sendas recepciones, porque el front seven resultó impermeable al juego de carrera.

Sí, los Tigers sumaron 170 yardas de carrera, pero no superaron las 4 yardas por acarreo, y sólo permitimos una carrera de más de 15 yardas, en la que Guice se escapó por el exterior para 31 yardas. En el resto de sus 20 acarreos sumó sólo 67 yardas y 0 TD. Etling tuvo uno de sus días efectivos, y salvó algunos terceros downs largos gracias a su movilidad y precisión, pero por lo demás estuvo bien controlado. Hubo presión: 2 sacks, 4 QB hurries, y no nos hizo daño con su juego profundo para D.J. Chark, quien estuvo bien cotrolado (5 recepciones, 63 yardas).

Pero donde la defensa fue simplemente soberbia fue en la goaline, donde no se mide el talento sino las ganas, y donde no se pelea cada yarda sino cada pulgada. La defensa Irish paró a los Tigers en tres ocasiones desde la yarda 1, la última de ellas a una pulgada de la goaline, y en una cuarta ocasión Ed Orgeron ordenó un FG. Fue la asumción de la derrota del ataque de LSU frente a la defensa de Notre Dame.

Los equipos especiales tuvieron sus claroscuros. En la primera mitad llegamos a tener tres oportunidades de recuperar fumbles de los rivales y no llegamos a pillar el balón. En cambió una situción similar en el otro sentido provocó un fumble nuestro y la oportunidad para abrir el marcador para LSU. Pero el juego de patadas fue magnífico. Tyler Newsome promedió 48 yardas por punt, y Justin Yoon mantuvo con vida a los Irish con sus dos FG convertidos en condiciones meteorológicas muy adversas.

Y llegamos al ataque, el aspecto más controvertido y que más va a dar que hablar en la offseason. Primero hay que decir que la defensa de LSU es extraordinaria y de que la climatología no era la propicia para mover con alegría el balón. A partir de ahí, hay que decir que con Brandon Wimbush el ataque Irish naufragó. Tras un par de esperanzadores drives de 41 y 52 yardas, Wimbush encadenó tres "3 y fuera" con un total de 5 yardas ofensivas. Josh Adams se estrellaba contra un sólido front seven frente al que nuestra OL no conseguía generar huecos, y el juego de pase resultaba desolador. Wimbush sólo conectó 3 de los 8 pases que lanzó, para 52 yardas, y lanzó auténticas pedradas como la que le lanzó a Equanimeous St. Brown en una ruta cruzada de las que hacen daño. Sus únicos argumentos ofensivos fueron un pase de 35 yardas a St. Brown en la 1ª jugada del partido y un scramble de 31.

Brian Kelly dijo que tenía pensado que tanto Wimbush como Ian Book iban a jugar en el partido. Wimbush se había perdido un par de entrenamientos por migrañas y Book lo aprovechó demostrando su virtudes. Kelly sacó al suplente para un "two minutes drill" antes del descanso. Book movió el balón y Yoon adelantó a los Irish para el descanso, en el primer "drive de dos minutos" exitoso para Notre Dame en toda la temporada. Wimbush no volvió a salir al campo.

El 3º cuarto comenzó con dos turnovers consecutivos, la pifia del safety freshman Isaiah Robertson y una intercepción a Book.  Pero como la defensa respondía, Book no le perdió la cara al partido ni le pesó el pick, liderando después tres drives anotadores consecutivos. Primero fue un FG, luego un pase de TD al freshman Michael Young, en una situación de goaline en la que aguantó la presión del pass rush, teniendo paciencia y escrutando la endzone hasta encontrar a un receptor desmarcado. Un TD de mucho mérito. Con una jugada de 2 puntos empatamos el partido cuando éste parecía que se nos iba.

Entonces vinieron los drives definitivos. Ya he comentado como Orgeron ordenó chutar el FG en "4ª y 1". Dejaba dos minutos a Book para rempontar el partido y confiaba en su defensa. Book completó primero un pase de 17 yardas a Chris Finke y luego vino la jugada para el recuerdo, un pase muy alto en el lateral a Boykin, cubierto por el CB Donte Jackson y safety John Battle, que el receptor bajó del cielo con una mano. Entonces una concatenación de malos intentos de placaje de los defensores, y la concentración, decisión y footwork de Boykin, obraron el milagro del TD de 55 yardas. Al final la secundaria cortó los últimos 4 pases agónicos de Etling para certificar la victoria.

Un dato que no hay que obviar. La defensa de LSU había permitido sólo 11 puntos en total en los 4º cuartos de los últimos 7 partidos. Los Irish anotaron 15, visitando dos veces la endzone en los últimos 8 minutos, después de haberse pasado los 52 primeros lejos de ella.

La victoria nos puede hacer acabar la temporada en el Top Ten del AP Poll (han perdido 5 de los equipos que tenemos por delante). Sería la 3ª vez desde 1994. Hemos jugado contra 11 equipos que han jugado una bowl y contra 6 rankeados en uno de los calendarios más duros del college football. No está mal, sobre todo viniendo de un 4-8 la parada temporada. Llevamos 2 campañas con 10 victorias en los últimos 3 años. Ese es el camino. Por otro lado el equipo deja dudas en ataque y anticipa una primavera y una offseason con "QB controversy", algo a los que estamos acostumbrados en South Bend y que hará correr ríos de tinta.


En el apartado anecdótico:
  • Es la 1ª victoria de Notre Dame en Año Nuevo desde 1994. Así equilibramos nuestro récord en bowls (18-18) y el de bowls contra LSU (2-2).
  • Es la 1ª victoria en Florida desde hace 15 años (34-24 contra Florida State en 2002).
  • Brian Kelly se une a Knute Rockne, Ara Parseghian y Lou Holtz con sus tres temporadas con 10 o más victorias.
  • Las 6 victorias de más comparando con la temporada anterior es la 2ª mejor marca del programa, tras el +7 de 1964 (de 2-7 a 9-1).
  • Con carreras de 31 yardas de Brandon Wimbush y Dexter Williams terminamos la temporada con 28 carreras de más de 30 yardas, liderando la FBS junto con Arizona.
  • Josh Adams se ha quedado por debajo de las 50 yardas de carrera en 3 de los últimos 4 partidos. Con sus 44 de ayer se ha quedado a sólo 7 yardas de igualar el récord de Vagas Ferguson de yardas de carrera en una temporada (1.437, en 1979, en 11 partidos).
  • Los 116 placajes en la temporada de Te'Von Coney, inicialmente suplente, son la 2ª mejor marca del programa tras los 133 de Manti Te'o en 2012.
  • Julian Love sumó 3 pases cortados más y dejó su récord del programa en 20 en la temporada.
  • Por 1ª vez desde 1964 no tenemos ninguna intercepción por parte de un safety. Pero sólo hemos permitido 8 pases de más de 30 yardas en toda la temporada, los que menos de la FBS.
Todos los datos del partido en und.com, y las estadísticas del mismo en .pdf pinchando el icono.

Aquí tenemos los highlights y un extenso ICON, con las imágenes del vestuario, cortesía de und.com.





Vamos a analizar el equipo por líneas.
  • QBBrandon Wimbush lanzó un buen pase en la 1ª jugada del partido, pero sus luces se apagaron a continuación. No ha mejorado su juego de pase, ni su lectura del campo, ni la mecánica del lanzamiento. Es el gran perdedor de la Citrus Bowl, ya que se ha abierto el melón de quién va a ser el titular en el opener del 1 de septiembre frente a Michigan, y su futuro no está nada claro. Con él los Irish promediaron 4,90 yardas por jugada y no anotaron ningún punto. Con Ian Book se promediaron 6,68 por jugada, contra la misma defensa. Book demostró su capacidad de mover el balón, promediando 6,07 yardas por pase (6,42 de los Irish en la temporada), frente a una de las mejores secundarias de la nación. Además supo correr cuando hacía falta y, lo más importante, no se vino abajo tras su intercepción. Book llevó a salvar dos situaciones de "3ª y 19", la 1ª con un scramble y la 2ª con un perfecto pase a Boykin en un momento crucial del partido. Sus números en el 4º cuarto son sobresalientes: 4/6 pases completados, 108 yardas, 2 TD.
  • RB: Josh Adams y Dexter Williams sumaron apenas 89 yardas, y 31 de ellas llegaron en una escapada de Williams. La defensa de LSU hizo un gran trabajo, centrándose en frenar el juego de carrera, teniendo en cuenta la poca producción aérea de Wimbush. Está claro que para poder correr hay que amenazar también con el pase. Es difícil correr toda la temporada como corrimos en septiembre y octubre.
  • Receptores: Con la emergencia de Book, los receptores tuvieron una nota muy alta. No sólo por las recepciones en sí, sino por cómo emergió el fondo de armario con las ausencias del 2º, 3º y 4º receptores, y la lesión del 1º, Equanimeous St. Brown, en los momentos decisivos del partido. Boykin estuvo sensacional, no sólo en la jugada decisiva, sino también en la situación de 3º down ya comentada. Sumó 102 yardas cuando había hecho 151 en toda la temporada regular. Fue MVP de la bowl, algo que el propio Kelly le vaticinó en un entrenamiento. Otro hombre que emergió fue el TE Nic Weishar, sustituyendo al sancionado Alizé Mack. También respondió el freshman Michael Young con un TD. Se tomó su pequeña ventaja frente a un college (LSU) que no le ofreció una beca, siendo natural de Louisiana.
  • OL: Quenton NelsonMike McGlinchy mostraron sus cualidades ante los scouts, sobre todo el primero, pero la unidad no pudo con el duro front seven de los Tigers, sobrecargado en el box, sobre todo en el juego de carrera. La protección del pase fue más sólida, y como ejemplo tenemos la jugada del primer TD, en la que Book tuvo todo el tiempo del mundo para buscar receptor en la endzone.
  • DL: La unidad estuvo siempre sólida y compacta, facilitando la labor de los LB. No firmaron jugadas espectaculares pero estuvieron inmensos en las jugadas de goaline. Como ejemplo tenemos a Daelyn Hayes, un pass rusher, que fue crucial a la hora de frenar a Guice a una pulgada de la endzone con el partido empatado a 14. 
  • LBTe'von Coney fue el hombre de la unidad, y uno de los Top de toda la defensa. No sólo sumó 17 placajes, liderando al equipo, sino que llegó siempre al balón con fuerza y velocidad, con un gran instinto. Empezó la temporada como suplente y acaba en todo lo alto. Es necesario para el equipo que regrese para su última temporada a South BendNyles Morgan es la cara opuesta. Hizo un buen partido, con 9 placajes, medio TFL y medio sack, pero perdió su condición de capitán antes del partido y termina su carrera en Notre Dame con una nota por debajo de lo esperado cuando llegó. Drue Tranquill también fue otro de los baluartes, con 11 placajes y dos espectaculares tackles for loss.
  • Secundaria: La secundaria también estuvo sobresaliente. Por un lado los CB hicieron una cobertura estupenda de los receptores de LSU, controlando su peligro potencial, sobre todo el del playmaker D.J. CharkJulian Love fue otro de los MVP de la defensa, con tres espectaculares balones cortados, pero también los demás lo hicieron bien. No permitieron ningún TD a ninguno de los receptores y cerraron el partido cortando los últimos 4 pases de Etling. Los safeties (Nick Coleman, Jalen Elliott) no estuvieron tan finos, permitiendo conversiones de 3º down en jugadas rotas, pero n la unidad destacó el freshman Jordan Genmark Heath (habrá que ir aprendiéndose el nombre). JGH estuvo siempre bien posicionado (algo difícil para un freshman frente al complicado sistema ofensivo de Matt Canada, lleno de shifts y movimientos) y sumó 5 placajes, el más importante el de Guice, junto con Hayes en la jugada defensiva más importante del partido.
  • Equipos especiales: Volvimos a repetir la misma jugada horrible de tocar un balón en un punt, y desaprovechamos los fumbles de los rivales en el 1º cuarto. Pero la buena cobertura de patadas y el excelente trabajo de Tyler Newsome y Justin Yoon dejan un balance positivo. Este año no hemos perdido ningún partido por los equipos especiales, al contrario de la temporada pasada, y se pueden apreciar buenos mimbres en el trabajo de Brian Polian. Los puntos de Yoon fueron cruciales en el desenlace del partido. Estuvo perfecto y convirtió sendos FG de 46 y 49 yardas, los más largos de la temporada, en condiciones atmosféricas muy adversas.
  • Staff: Brian Kelly tiene muchos detractores, pero no cabe duda de que ha cumplido con su promesa de dar la vuelta al programa respecto a la pasada temporada. En Orlando hizo más cosas buenas que malas. A nadie le gusta retirar a su QB titular, pero no cabe duda que Kelly acertó preparando primero y luego dándole la oportunidad a Book. No es una decisión popular, y si hubiera perdido el partido le habrían llegado críticas demoledoras. Pero el head coach debe hacer lo que haga falta para ganar el partido y acertó. Mike Elko sale muy reforzado después de la magnífica campaña defensiva del equipo, rubricada con el sobresaliente en la Citrus Bowl. Hay que atarlo bien, porque ha cambiado la defensa del equipo de la noche a la mañana. Más cuestionado queda Chip Long, ya que el ataque plantea más incógnitas. Ya tendremos tiempo para hablar del futuro próximo, pero está claro que lo 1º que hay que tener es un mejor juego desde la posición de QB.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Previa. Citrus Bowl. #16 LSU vs. #14 Notre Dame

Interesante broche final a la notable temporada de 2017. Jugamos una bowl de solera, la Citrus Bowl, en una fecha señalada, Año Nuevo, y frente a un rival de nivel, LSU. No se puede pedir más. El resultado del partido determinará el sabor que deja la temporada. Una 10ª victoria elevaría la temporada a notable alto o sobresaliente, teniendo en cuenta que venimos de un 4-8 en 2016, y nos daría confianza para la próxima campaña, algo parecido a lo que pasó tras la victoria, frente a LSU precisamente, en la Music City Bowl de 2014. Una derrota nos dejaría el conocido posgusto de "ha sido una buena temporada pero nos falta dar un paso más".

LSU ha firmado una temporada similar a la nuestra. Ambos hemos terminado la temporada regular 9-3 y apenas nos separan un par de puestos en los rankings. Entre sus victorias destacan las logradas frente a las rankeadas Florida y Auburn, además de Ole Miss, Arkansas, Tennessee y Texas A&M dentro de la SEC. Sus derrotas llegaron en las visitas a Mississippi State y Alabama, además del sorprendente petardazo en casa frente a Troy. Tigers y Irish se han enfrentado en 11 ocasiones, con 6 victorias para los nuestros y 5 para los sureños. Tres de los enfrentamientos han sido en partidos de bowl, con una ventaja de LSU de 2-1 en ellos.

El ataque de los Tigers lo dirige el QB senior Danny Etling, un confeso aficionado a los Irish desde la infancia y un viejo conocido nuestro. Jugó como freshman y sophomore para Purdue, enfrentándose a Notre Dame en dos ocasiones. Transferido a LSU y tras pasar 2015 como redshirt, ha sido el titular de los Tigers las dos últimas campañas. No es una estrella pero es un QB experimentado y muy eficiente. Esta temporada ha completado el 60,3% de sus pases, promediando 186 yardas aéreas por partido. Ha lanzado 14 pases de TD por sólo dos intecepciones. Ha anotado también un par de TD de carrera, pero no se prodiga demasiado fuera del pocket.

El WR senior D.J. Chark es su receptor más peligroso. Es todo un playmaker, promediando 23,2 yardas por recepción. Esta campaña ha atrapado 35 pases para 811 yardas y ha anotado 4 TD. Su colega de clase Russell Gage es otra de las opciones. Ha atrapado 19 pases para 270 yardas y 3 TD, pero también son recurrentes sus end arounds y otras jugadas de carrera desde el slot. Ha sumado así otras 217 yardas y otro TD. EL TE junior Foster Moreau ha atrapado 20 pases para 210 yardas y otros 3 TD.

Pero los Tigers han movido las cadenas con más eficacia mediante el juego de carrera, con un par de corredores que destacan sobre el resto del equipo a la hora de producir y de anotar. El junior Derrius Guice es el que en más ocasiones ha acarreado el balón (216), más yardas ha sumado (1153) y más TD ha anotado (11), a pesar de haber estado peleando con las lesiones toda la temporada. Es fuerte y rápido y siempre motiva al equipo con su estilo de juego agresivo. El senior Darrell Williams es su alternativa, y ha corrido en 136 ocasiones para 776 yardas y 9 TD, además de atrapar 22 pases para 327 yardas más.

La defensa Irish debe mostrarse fresca y entonada para reptir uno de los magníficos partidos que ha hecho en la temporada regular. Lo primero que hay que hacer es frenar la carrera de Guice y compañía como en los dos primeros meses de competición. Tenemos un front seven sólido, con mezcla de veteranía y juventud en la DL. Los jóvenes como Mayron Tagovailoa-Amosa o Khalid Kareem están rotando cada vez más y dando descanso a los Jerry Tillery o Jay Hayes. Todo comienza por generar presión en el scrimmage y firmar jugadas en el backfield.

El cuerpo de LB también se ha demostrado sólido todo el año, con Te'von Coney y Greer Martini emergiendo al lado de Nyles Morgan, y con Drue Tanquill como playmaker en la posición de Rover. En ellos puede estar el punto crítico del partido. Si la DL es intrusiva y los LB placan como lo han hecho esta temporada podemos frener el juego de carrera de los Tigers y dejar el partido en la mano de Etling.

La secundaria también ha hecho grandes partidos. Si el front seven presiona al QB, y su OL no ha sido muy sólida esta temporada la respecto, nuestros DB pueden tener ventaja sobre los receptores rivales. Hemos visto grandes coberturas de jugadores como Shaun Crawford o Julian Love esta temporada, y podrían neutralizar el juego de pase vertical de Etling. Para ello será importante, como decía, frenar el juego de carrera, para que nuestros safeties puedan jugar más en cobertura y evitar caer en las jugadas de play action.

En el otro sentido del juego hay que hablar primero de las bajas, porque tienen su importancia. Por parte de los Irish tenemos:
  • Suspensión del equipo del WR Kevin Stepherson y del RB C.J. Holmes. Ambos están apartados del equipo por haber sido detenidos tras un hurto de una prenda de ropa cada uno. En el caso de Stepherson es su 2º arresto, lo que pone su continuidad en el equipo muy difícil.
  • Suspensión para el partido del TE Alizé Mack. Será algún problema disciplinario. Sólo está suspendido para el partido, no apartado de equipo.
  • Suspecsión  del RB sophomore Deon McIntosh, quien ha sido mandado a casa desde Orlando.
  • Lesión del WR Chase Claypool y del TE Brock Wright. Ambos han sido intervenidos quirúrgicamete, el canadiense por problemas menores y el TE por lesión del hombro.
Los Tigers tienen algunas bajas importantes en defensa:
  • El DE Arden Key, su mejor pass rusher.
  • Los LB Donnie Alexander y Corey Thompson.
Brandon Wimbush echará de menos a sus receptores, pero seguimos teniendo a gente capaz de atrapar el balón. El juego de carrera, en cambio, puede tener más opciones frente a un front seven rival debilitado. Será por tanto otro de los partidos en el que tenemos que imponernos con nuestro juego de carrera, apoyados en nuestra poderosa OL, ganadora del Joe Moore Award.

Será el último partido como Irish de los All-America Quenton Nelson y Mike McGlinchey, por lo que tenemos que aprovecharlo. Josh Adams, Dexter Williams y Tony Jones Jr., los RB que nos quedan, están frescos y recuperados para volver a dominar el juego. Necesitaremos una buena dosis de carrera de Adams para mover las cadenas. Si éste vuelve por sus fueros, corriendo como en septiembre y octubre, a una media de 9 yardas por acarreo, tendremos opciones de ganar el partido.

La defensa contra la carrera de LSU es sólida, ha permitido 126,4 yardas por partido esta campaña. Pero también ha sufrido contra los buenos equipos corredores como los Irish. No son de espectaculares tackles for loss, los hombres de Dave Aranda atacan la línea de scrimmage. En asuencia de Alexander y Thompson, serán el playmaker "rover" Devin White y los freshmen K’Lavon Chaisson y Tyler Taylor. Con todo, los Tigers tienen buenos jugadores en todas las líneas defensivas. En la DL, en ausencia de Key, tomarán protagonismo el DE Christian LaCouture y el NT Greg Gilmore, quienes firman 6 sacks en la temporada cada uno. Y su secundaria es de primer nivel, como suele ser habitual en el programa, del que han salido algunos de los mejores CB de la NFL actual. Nuestros receptores se enfrentarán a los CB Kevin Tolver, Donte Jackson y Andraez "Greedy" Williams y los safeties Grant Delpit y John Battle.

Pero además de un buen juego de carrera necesitaremos la mejor versión de Wimbush, la del buen gestor de pasrtidos. Será probablemente un día en que le veamos correr más que pasar. La secundaria de LSU da miedo y nos faltan tres de nuestros 5 mejores receptores. Con todo, Wimbush tendrá tembién que lanzar, aunque sea para despistar, y entre los encargados de atrapar el balón destaca Equanimeous St. Brown, quien se puede resarcir de su temporada subpar. Tiene que asegurar las recepciones y oftrecer al QB una refenrencia en el juego profundo para poder abrir la defensa. Además de Miles Boykin, quien tampoco ha tenido una buena temporada, otra baza importante es la del TE Durham Smythe, que siempre ha estado preparado en el momento que ha sido necesario. No es necesario decir que es crucial que Wimbush sea cauto con el balón, evitando turnovers, y efectivo en la redzone, donde sus piernas son un factor esencial en cuanto a opciones de anotación.

En cuanto a los equipos especiales, ninguno de los equipos ha destacado por su efectividad en toda la temporada.Por lo menos somos sólidos en el juego de patadas con el punter Tyler Newsome y el kicker Justin Yoon. Chris Finke y C.J. Sanders tienen potencial de big play, pero no se han prodigado demasiado. En la cobertura de patadas tampoco estamos mal.

En cuanto a las anécdotas y curiosidades:
  • Es la 2ª temporada de Ed Orgeron como head coach de LSU. Orgeron fue head coach interino de USC en 2013, y siempre lo recordaremos como un caballero, cuando quitó el pie del acelerador en un partido contra los Trojans en el que nos podían haber metigo una goleada de escándalo.
  • Puede ser, en cambio, el último partido del OC Matt Canada, asistente mejor pagado del college football, con los Tigers. Parece que su relación con Orgeron no es buena y sus resultados no son los esperados.
  • Josh Adams está a 52 yardas de batir el récord de Vagas Ferguson de yardas de carrera en una temporada (1.437, en 1979, en 11 partidos).
Como propina, tenemos un vídeo a modo de previa del partido, cortesía de und.com.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Commit. Clase de 2018. Luke Jones

Unos pocos días después del Early Signing Period recibimos un nuevo compromiso, uno de los jugadores que acabarán de perfilar la Clase de 2018 y que deberán firmar su LOI en el National Signing Day del 7 de febrero.

Se trata de Luke Jones, natural de Little Rock, Arkansas, y juega como OT en el Pulaski Academy. De 6-5 y 292 libras, recibe tres estrellas de Rivals, ESPN y 247Sports. Es un jugador Top 50 en su posición.

El jugador estuvo comprometido con Arkansas, su college más cercano, desde julio, pero este mes ha visitado oficialmente South Bend y Fayetteville, tras el despido del head coach Bret Bielema, y ha decidido romper su compromiso con Arkansas y venirse para Notre Dame, después del buen momento pasado con Harry Hiestand y Tommy Kraemer. También tenía ofertas de Arizona State, Arkansas State, Missouri, Oregon, Virginia o Yale, entre otras.

Es un jugador corpulento, pero a la vez es ágil y equilibrado. Se mueve bien en espacio abierto. Es un gran bloqueador para la carrera, y muy agresivo en sus acciones. Parece ideal para jugar en el tackle derecho, pero podría jugar en otras posiciones.

Aquí tenemos sus highlights en hudl.